El desnudo y la mirada, exposición de Emiliano Gironella Parra

“Como un ansia de equilibrio temático, una suerte de balanceo de géneros, Gironella Parra irrumpe ahora desde otra voz, cuya tesitura más íntima nos obliga al silencio y la contemplación”, dice Antonio Calera-Grobet en las primeras líneas de su presentación a la exposición El desnudo y la mirada. Lejos de la dramatización y de las tristes odas de la femineidad, Gironella nos presenta en su muestra un erotismo cercano a la concepción de Octavio Paz, expresada en su ensayo La llama doble: “la sexualidad, levanta la llama roja del erotismo y ésta, a su vez, sostiene y alza otra llama, azul y trémula: la del amor”. Metáfora el amor del erotismo, “el de Gironella Parra es un erotismo decantado que se ha sabido suspender entre ambos extremos por el acierto de su artificio”. Gracias a un tono de reconfortante insinuación, el espectador es invitado a crear diálogos entre los desnudos femeninos realizados por Gironella y la mirada que despiertan las mujeres desnudas in situ que habitan las vitrinas, conjugadas museográficamente en la exposición.

El desnudo y la mirada se exhibió en la Galería Arcos Itatti, Ciudad de México, en 2002. Conformaron la exposición obras realizadas con las técnicas de monotipo, impresión, al fresco, dibujo e impresión, tinta y acrílico, acrílico sobre papel amate, encáustica, encáustica y óleo sobre madera, encáustica sobre madera, así como un bronce con garras de alebrijes, 24 creaciones plásticas en total.